Sé lo que sé, pero no sé lo que no sé...
Todo tu enojo se puede desvanecer en el mismo instante en el que decides hacerlo desaparecer.
Una molestia se hace más grande en la medida en que pones tu atención en ella.
La medida del amor es el dolor que provoca su ausencia.
A veces lo que está frente a nuestros ojos resulta tan obvio que no lo vemos.
Hay que ser muy inteligente para saber hacerse pasar por idiota.